Dimas Gimeno | Former president of EL CORTE INGLÉS

Comenzamos este viaje con el que ha sido y va a ser uno de los líderes más importantes del Retail iberoamericano. Los 4 años que ha estado al mando del que sin duda ha sido el mayor retailer de la historia del Retail iberoamericano han sido los más transformadores de la historia de El Corte Inglés. Nuestro entrevistado ha demostrado que es uno de los dirigentes que mejor ha entendido el nuevo Retail. Viene del lugar correcto: a los 18 años ya estaba atendiendo a clientes, entendiendo sus necesidades: su ADN es puro Retail. Licenciado en Ciencias Empresariales y en Derecho, estudió dirección de cine y llegó a rodar dos cortometrajes. Su formación poliédrica le hace ser uno de los directivos del Retail mundial que mejor puede entender al personaje más importante del Retail: el cliente. Se trata de Dimas Gimeno

 

Dimas Gimeno

Former president of EL CORTE INGLÉS

 

¿Qué tipo de retail es en el que crees?

Creo en un retail centrado en los clientes. Que saque partido a todas las tecnologías disponibles y tenga lugar en todos los canales físicos y digitales, pero que haga todo esto con el objetivo de hacer única la experiencia de los compradores. El cliente debe estar en el centro independientemente de su edad o la generación a la que represente. Me da igual que nos dirijamos a un millenial o a su abuelo: lo importante es atenderles adecuadamente y resolver sus necesidades, es decir, hacer las cosas como siempre se han hecho con el espíritu y dedicación de la tienda pequeña de barrio de toda la vida, que se encargaba de mimar a sus clientes y darles siempre lo que ellos esperaban de ese comercio.

 

¿Cuáles son, desde tu punto de vista, los problemas más importantes que debería afrontar el retail en los próximos años?

Una transición del modelo físico tradicional al escenario general de omnicanalidad. El reto es que el camino de lo que hay hoy a lo que va a acabar habiendo en el futuro se transite de la mejor manera posible, que no sea brusco, que no sea una revolución sino una evolución.

Por el camino habrá inevitablemente pérdida de valor: un cambio de tales dimensiones afectará por fuerza a las estructuras sociales. Desde la educación hasta la Universidad o los puestos de trabajo. Según el World Economic Forum, el 65 % de los niños que empiezan ahora la escuela primaria terminarán trabajando en algo totalmente nuevo que ahora no existe. Pues en el sector del retail, como en tantos otros, debemos estar dispuestos a aprender y adaptarnos si queremos ser relevantes. Habrá un colapso de puestos físicos, una necesidad de perfiles nuevos. Y esta transición hay que hacerla bien.

 

La tienda física en el futuro próximo, ¿cómo te la imaginas?

Me imagino una tienda en la que el cliente es realmente el protagonista. Con el producto a su disposición, cuando y como quiera, con personalización. Que el cliente sienta la necesidad de ir porque ahí hay algo único y especial. Por ejemplo, porque allí conseguirá lo que quiere antes que por internet o porque encontrará una experiencia cultural o social que no podría tener tras una pantalla.

Se trata de conjugar la experiencia de compra única con la conveniencia.

 

¿Qué opinas de la salud del retail mundial?

Existen muchas empresas tradicionales que no se están adaptando a la velocidad adecuada y otras que están ganando cuota de mercado muy rápidamente en detrimento de las anteriores.

No es tanto hablar de salud o enfermedad como de velocidad. Si miras el retail en conjunto (y esto incluye a los físicos y a los digitales), ves que goza de magnífica salud pero que necesita ponerse al día en algunas cuestiones.

 

Intentaré explicarlo con un símil: imagina una carrera de 10 vueltas. Una persona muy preparada físicamente se enfrenta a una persona que no está en forma y tiene sobrepeso. Pero esta segunda persona salió antes. Van por la segunda vuelta, todavía quedan ocho. La velocidad a la que va el corredor que está en forma es apabullante, va recortando ventaja de su oponente a pasos agigantados.
Pero si el corredor que está en baja forma tuviera la oportunidad de ponerse a tono, nadie podría aventurar cómo acabaría la carrera.

 

Para que las pesadas empresas tradicionales puedan mantener el ritmo, tienen que dejar su sedentarismo y empezar a ponerse en forma.

 

¿Qué retailers destacarías en estos momentos y por qué?

Es inevitable destacar a los gigantes del comercio electrónico, como Amazon, Alibaba o JD.
Pero también hay empresas grandes muy relevantes que, tomando el símil anterior, lo están haciendo muy bien a la hora de “ponerse en forma”. Por ejemplo, Walmart o Inditex están innovando para superarse con su experiencia al cliente o con su oferta.

 

¿Cómo te ves a ti mismo dentro de una década?

Mayor (risas). Bromas aparte, seguiría aprendiendo, porque en este entorno cambiante ahora nadie puede considerar que ha aprendido todo. Me gustaría, además, estar involucrado en un proyecto que me apasione y que me permita compartir todo aquello que estoy aprendiendo de una manera más formal. En definitiva, combinar una experiencia en comercio tradicional al máximo nivel con una información actualizada al día de lo que está pasando en el mundo, lo que está por venir y lo que tenemos que hacer para responder a ello.