Agustin Markaide | Presidente de Eroski

El personaje de esta semana lidera una de las empresas más grandes del Retail iberoamericano. Una empresa con 6 millones de Socios Clientes, 1651 establecimientos, 30.501 empleados, que factura 5.505 millones euros. Licenciado en CC Empresariales por la Universidad de Deusto, en su facultad de la ESTE de San Sebastián, y licenciado en Derecho. Su trayectoria profesional se ha desarrollado en empresas cooperativas. Lleva 27 años en la misma empresa. 10 años de director general y los últimos 8 de Presidente. Un profesional brillante, cordial, a quien tuve el placer de conocer personalmente hace poco, y se cumplieron con creces las expectativas que tenía de él. Hoy visita 100Voces el presidente de Eroski, Agustin Markaide,

 

Agustin Markaide

Presidente de Eroski

 

¿Qué te interesó en el Retail para desarrollar tu carrera profesional  y cómo llegaste a ser el CEO de uno de los principales retailers iberoamericanos?

En el recorrido vital suele haber siempre mucha influencia de las circunstancias, tanto las personales como las del entorno, para que acabes haciendo determinadas cosas en determinados lugares. En mi caso, lo que tenía claro es que mi vida laboral iba a ser en la Experiencia Cooperativa que se estaba desarrollando en Mondragón. Ahí busqué y encontré trabajo. Inicialmente, involucrado en el asesoramiento a cooperativas agroalimentarias, desde las que tuve mis primeros contactos con Eroski, como proveedor, y donde desarrollé ideas sobre el potencial del producto local en el sostenimiento del paisaje y modos de vida locales, y sobre la calidad del producto como atractivo para el mercado y garantía de pervivencia en el futuro. A partir de ese punto, como un consumidor más, pertenecí al consejo rector de la cooperativa de consumidores Eroski (equivalente al consejo de administración) y pasar de ahí a la gestión dentro de Eroski fue un paso natural y sencillo. Después, he ido pasando por diferentes direcciones hasta que fui elegido como Presidente por la asamblea de socios cuando el presidente anterior llegó a la edad de jubilación.

 

El consumidor en el futuro próximo, ¿cómo te lo imaginas?

Mi visión del consumidor en el próximo futuro proviene de la prolongación de las tendencias de fondo presentes que a mí me parecen más relevantes. Una de esas tendencias es la de la personalización del consumo, en todos los ámbitos, también en la alimentación. Esto, trae consigo enormes repercusiones en las empresas, por la mayor variedad de productos y servicios necesarios para llegar a un mismo número de clientes, la menor saturación o menores series de producción de cada uno de ellos, su menor periodo de vida. Este camino acaba llegando a la personalización del producto, y no solo porque en la etiqueta aparezca el nombre del consumidor. Otra de las tendencias es la búsqueda de mejores experiencias de vida en muchos ámbitos, también en el de las compras básicas y por lo tanto, los consumidores que no consigan experiencias que les satisfagan evitarán dedicar tiempo a esas actividades. Evidentemente, la tecnología formará parte de su piel, sin darle importancia siquiera. Pero, en todo caso, el consumidor acrecentará su hedonismo, seguirá necesitando dar y recibir afecto, querrá sentirse seguro, importante y sano, física y mentalmente, disfrutará de la vida, de los alimentos, querrá que el medioambiente esté cuidado y hará lo que pueda, sin sacrificarse mucho, protestará por las injusticias, pero se movilizará con suavidad. Eso sí, siempre que no haya eventos críticos que lo cambien todo.

 

 

¿Cuáles crees que son algunos de los mejores aspectos de la industria del Retail actualmente y qué características no tan excelentes te gustaría que cambiaran?

Uno de los aspectos más importantes del retail de alimentación es que ha resuelto eficientemente la tarea de alimentar con seguridad, calidad y precio a una población cada vez más exigente. El consumidor va evolucionando y el Retail va adaptándose a esa evolución con rapidez. Ese camino a la individualización del comportamiento del consumidor se sigue de cerca por el Retail. Pero ahora, la sociedad de los países occidentales, al menos, ha girado y ha tomado una dirección inequívoca hacia la sostenibilidad del consumo y nos ha pillado, a todos los agentes que intervenimos en el sistema, con el pie cambiado. Pensábamos que esta evolución iba a ser gradual, como todas las que hemos tenido en el pasado reciente y, en realidad, la sociedad nos pide una disrupción, y no tenemos preparadas las respuestas. Ni los distribuidores, ni los fabricantes, ni los poderes públicos sabemos cuáles son las soluciones a los problemas planteados, pero los vamos a tener que encontrar. Lo que no tengo duda es que lo haremos, encontraremos las soluciones, y darán respuesta a lo que la sociedad pide y serán eficientes.

 

¿Qué piensas del Retail apocalipse, teoría según la cual según se incrementa la venta por internet hará que vayan desapareciendo muchas tiendas físicas?

No tengo dudas acerca de que la tecnología está para quedarse y que las ventas del futuro van a involucrar mucha tecnología, también en la venta de alimentación, que es probablemente la rama de la distribución con menor penetración de la venta on line. Pero esto no significará, necesariamente, la desaparición de un gran número de tiendas físicas, pero las que haya seguro que serán distintas y puede haber un ritmo alto de cierres y aperturas. Algo muy típico en Retail, por otra parte. No creo que la solución más sostenible de la última milla pase por entregar las cosas personalmente en la puerta del domicilio. Tampoco creo que la gran mayoría de los consumidores haga sus compras ordinariamente sin pisar una tienda, porque buscará llenar su vida de experiencias positivas, y dependerá de las tiendas físicas el que sean capaces de ofrecerlas. La inmediatez que representa la tienda de proximidad o conveniencia no será superada por otras soluciones de forma eficiente, al menos en mucho tiempo. Creo que la tienda física rediseñada, muy conectada con el cliente, experiencial y servicial, tienen mucho futuro. Depende de la industria del Retail el que esto sea así.

 

¿Como consumidor, en tu día a día, qué retailers te gustan y por qué?

Me gustan mucho las últimas tiendas de Eroski, por qué no admitirlo. Pero también admiro, y a veces envidio, muchas de las iniciativas de grandes competidores cercanos. Sin embargo, las que más me gustan son las que veo en otros países como, por ejemplo, en Países Bajos o Bélgica o en el Norte de Italia, cuando desarrollan magníficamente el ‘valor’ de los productos que venden, sacando la alimentación de la banalización, bien sea porque destacan los productos del territorio, desplegando sus atributos específicos, o cuando ensalzan cualquier producto y lo convierten en algo incomparable rompiendo las barreras entre secciones y tipo de experiencias de compra y de consumo. Pero también admiro la relación y atención esmerada al cliente individual de muchos comercios de proximidad que aportan un auténtico valor a muchos clientes que lo aprecian y lo buscan.

 

¿Cómo te ves a ti mismo dentro de una década?

Mis gafas de ver lejos no llegan a tanto como una década. Pero me imagino retirado de la vida profesional y activo, tanto física como mentalmente. Tengo muchas cosas que me interesan o a las que tengo afición y les dedicaré un tiempo que ahora no tengo y querré dedicar una parte de mi tiempo a aportarlo donde pueda ayudar a otros, si pudiera ser, en el mundo de la economía social. En todo caso, como decía al comienzo, las circunstancias determinan en gran medida lo que acabas haciendo y trataré de apoyarme en las que vayan surgiendo para seguir teniendo una vida con sentido.